El estilo escandinavo se basa en cuatro pilares su forma, su funcionalidad, su simplicidad y sus líneas limpias. Según sus principios de diseño, uno debe estar en armonía con el entorno y los objetos deben estar hechos para durar. Para complementar el arte de vivir bien, este estilo promueve la simpleza y el orden, su filosofía dice que debemos crear un entorno hogareño sencillo y un tener un estilo de vida ordenado.

Vida sencilla

El estilo escandinavo consiste en un fluir que garantiza una vida sencilla en un espacio cómodo, amplio, espacioso y abierto. A finales de la década de 1990 los escandinavos optaron por diseños abiertos que englobaban en un mismo espacio cocina, comedor y salón. Al eliminar los tabiques entre una y otra estancia de la casa, incluso los hogares más pequeños parecían más grandes, espaciosos, cómodos y luminosos.

Originales cocinas blancas incluían islas para que la cocina representase una parte aún mayor del espacio de comedor y salón.

Abrir el espacio favorece también a que haya un mayor orden: cuando todo está a la vista, hay más probabilidades de que mantengamos las cosas ordenadas, dado que no se puede cerrar ninguna puerta para “ocultar” el desorden. Si buscamos crear espacios estilizados debemos optar por muebles empotrados, así lograremos deshacernos del desorden innecesario. Solo deberíamos dejar a la vista los objetos modernos y más elegantes que dispongamos. Guardemos todo lo demás para conseguir un ambiente despejado, relajado y sin estrés. El arte es también un gran contribuyente a la serenidad del hogar. La cultura y el arte desempeñan un papel importante en la vida escandinava, por lo que es natural que lo muestren en sus interiores. La elección del arte ya es una cuestión de gustos, no se puede decir o afirmar que algo está bien o mal. Podemos escoger algo que sea tan colorido o provocador como queramos. Incluso el cuadro más colorido y extrovertido puede complementarse a la perfección en un interior escandinavo de tonos más neutros.

claves del diseño nordico, funcionalidad
Espacio dividido por un tabique que crea dos ambientes diferentes en el hogar separando la cocina del living

Piezas de diseño clave

Una de las funciones y de los pilares principales del diseño escandinavo es mejorar y facilitar la vida cotidiana. Para ello, los diseñadores se centraban y se centran en el interiorismo y diseñan mobiliario, productos textiles y de iluminación, accesorios y artículos de uso cotidiano como vajilla, cubetería y utensilios de cocina. Siempre tienen el mismo propósito, facilitarnos y mejorar nuestro estilo de vida cotidiano.

Para conseguir un auténtico estilo escandinavo, es fundamental que incluyamos al menos una pieza creada o influida por uno de los diseñadores fundadores, ya mencionados en este blog. Recordemos siempre que uno de los puntos clave del estilo escandinavo es la funcionalidad, y no vamos a cansarnos de repetirlo: no solo debe ser lindo a la vista; el mueble debe tener una función importante y además, debe ser duradero. Se pueden utilizar ciertos artículos icónicos para aportar un punto focal o ambiente en una estancia.

Silla Egg, diseño nordico escandinavo. Piezas de diseño clave
Diseñada en 1958 por Arne Jacobsen, la silla Egg es tal vez una de las sillas más reconocibles del diseño moderno
Información del artículo
recipe image
Fecha de subida
Resumen del artículo
La funcionalidad es una de las claves del estilo nórdico. Seguí esta clave para poder ambientar tu casa al mejor estilo escandinavo.
Valoración
51star1star1star1star1star

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *